POL
224360 Dunkelzahn
+0

[Wyrm Talk]: Berkeley y el mundo virtual

[b]Wyrm Talk[/b] - Edición del miércoles 24 de junio de 2020

Este miércoles os traigo el segundo número de Historia de la Filosofía para Pol. Hablaremos de George Berkeley, un autor al que creo que no se le tiene la consideración que se merece.

Otros posts de la colección:
https://pol.virtualpol.com/foro/empresas/wyrm-talk-platon-y-su-organizacion-politica-perfecta

[b]Historia de la Filosofía para Pol (II): Berkeley y el mundo virtual[/b]

En todas las historias que vale la pena contar suele haber, como mínimo, dos lados enfrentados. Luz y Oscuridad, colonos e indios, demócratas y fascistas, jedi y sith… El campo de la filosofía no se queda corto tampoco y habitualmente hay varias maneras de entender un mismo concepto. Estudiar la Historia de la Filosofía es leer un gran diálogo entre pensamientos enfrentados o, como mínimo, complementarios.

De los todos los campos de la filosofía, uno de los que mejor ilustra esta dicotomía es el de la epistemología, el estudio del pensamiento humano. ¿Cómo llegamos a pensar, a conocer, a formarnos ideas en nuestra mente? Tradicionalmente se han distinguido dos escuelas consideradas opuestas: El Empirismo y el Racionalismo. El primero defendía que la mente humana recibía inputs de los sentidos, llenándose de información que luego utilizaba para formar pensamientos. El segundo, en cambio, defendía que si bien los sentidos eran útiles para el día a día de las personas, el verdadero conocimiento provenía de la razón y era innato en el ser humano.

Ambas escuelas de pensamiento, en principio opuestas, fueron muy activas entre finales del siglo 16 y el 18. El motivo tras esa popularidad es simple: al buscar los mecanismos de la mente humana también se exploraba lo que era la realidad y como la entendía la humanidad. Es famoso el “ Cogito ergo sum ” del racionalista Descartes, y el concepto de “ Tabula Rasa “ popularizado por el empirista Locke. En este contexto debe entenderse la obra del obispo irlandés George Berkeley (1685 - 1753).

Berkeley parte de posturas empiristas, defendiendo que nosotros conocemos el mundo a través de la información que nos proporcionan nuestros sentidos, pero va mucho más allá. Para hacerlo simple, Berkeley defiende que no podemos detectar con nuestros sentidos la existencia. Sí, cierto, podemos tocar la mesa, vemos la silla, oímos maullar al gato, olemos la fragancia de una flor y degustamos un buen plato. Pero la realidad material de la mesa, la silla, el gato, la flor o la comida, lo que hace que eso exista, esa realidad se nos escapa. Lo único que podemos decir es que hemos recibido un input sensorial determinado, nada que ver con el que en realidad exista una cosa a la que llamamos “mesa” y que provoque dicha sensación. Berkeley defiende que eso es así, que no podemos identificar la materia de los objetos, porque, en realidad, el mundo material no existe.

Si no existe la materia... ¿Qué es lo que nos asegura que nuestras sensaciones tienen una continuidad? Si no existe la pared que tengo enfrente, ¿cómo es que me duele siempre al pegarle un puñetazo? ¿Por qué esa silla sigue allí cuando me despierto por la mañana? Si mis sensaciones no van ligadas a un mundo material que exista fuera de mi ser, todo debería ser caótico e imprevisible. Berkeley lo explica diciendo que en realidad, Dios es el responsable de la continuidad de nuestras sensaciones. Ser es ser percibido: La mesa no es una mesa porque exista algo material con forma de mesa. La mesa existe porque alguien la está percibiendo, existe en tanto que es un conjunto de percepciones por parte de seres capacitados para recibir tales inputs sensoriales. Y si esa mesa está encerrada en una habitación, sin nadie que la esté mirando... Quien la percibe es Dios.

Pensad en las implicaciones que tiene esta línea de pensamiento. Estamos hablando de un autor muerto hace más de 250 años que parece encajar perfectamente con el principio de incertidumbre de Heisenberg y otros temas de mecánica cuántica. Que introduce, a su manera y con el lenguaje de la época, la idea de un universo simulado. Y ahora atreveos a decir que su filosofía no debería enseñarse en las escuelas :roto2:

En Pol, las estructuras son reales, porque nosotros las percibimos como tales. Ser es ser percibido. Pol es en si mismo un pequeño universo simulado, en el que me gusta pensar que Berkeley se hubiera sentido como en casa.
---
¿Quieres escribir un artículo? Pagamos 7.5 :moneda: por persona que lea tu artículo pagando (mínimo 15 :moneda:)

 1      Orden: Fecha | Votos 2 mensajes en este hilo creado hace .
224516 Theomoro
+0

#Artículo pagado. :)

224360 Dunkelzahn
+0

#Artículo abierto al público.

 1 

Para poder participar en esta conversacion has de registrar tu ciudadano

Más hilos

[Parlamento Se abre convocatoria a elecciones de Presidente del Parlamento], [Miramar] Reunión entre D. Leandro de Tudolor y Eduardo de Poniente, Liga - Mantener la cordura en las instituciones, [Parlamento] Proyecto de Enmienda a la Ley de Empleo e Incompatibilidades, Mapa y señoríos jurisdiccionales, Byzantium - Candidato a concejal de Norita, Contrato de Alquiler entre Duque de Lerma Inmo y Kendel (Parcelas 7530 y 7470), Caso Banco Argentino vs La Bolsa Polesa, Comunicado de la vicepresidencia, Sátira del Parlamento,