POL
203938 Byzantium
+0

[Bahia] La Ciudad de Meigas busca un estatuto de autonomía

Musica de fondo
[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=uIfLGoKmlXw[/youtube]

D. Albert Einhart, Alcalde de Meigas, la más grande ciudad y puerto comercial de Bahía, solicitó audiencia con D. Kvothe de Horse, mayordomo mayor de la Casa del Duque de Bahía, tan pronto Don Carlos fue reconocido como Duque. En esta audiencia, D. Albert comunicó al Mayordomo del Duque sobre la imperiosa necesidad de la ciudad de mejorar su posición comercial.

[img]https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b0/Hanse_K%C3%B6nigsberg.png[/img]
-escudo de la Ciudad de Meigas-

Históricamente, Bahía había sido la región comercialmente más aventajada de POL, siempre compitiendo con la Ciudad Libre de POL, cuyo Estatuto Real propiciaba unas mejores condiciones de autonomía para los comerciantes.

En los últimos 50 años, pese al acierto económico del Viejo Duque, el descontrol y el gran aumento de la piratería había hecho decaer la posición de Bahía como área comercial de referencia para los comerciantes del extranjero, que elegían habitualmente otros puertos menos aquejados por la amenaza pirata o el ya mencionado puerto de la ciudad libre de POL.

Sin embargo, el valor histórico de la Ciudad de Meigas, que le habilitaba a tener un Consejo con un Alcalde con cierta autonomía, tuvo a bien -durante el periodo en el que no tuvo un Duque- autoorganizarse y poner en común una serie de demandas a solicitar al Duque o el mismisimo Rey.

La más ambiciosa de estas demandas era la obtención del Señor de un estatuto de autonomía total o parcial que le permitiese liberarse de ciertas cargas fiscales impropias de un gran puerto comercial, de forma que pudieran competir con otros puertos extranjeros y regionales, como los puertos de Londres o Bremen.

Aunque los nobles eran habitualmente contrarios a esta concesión, la Ciudad de Meigas tuvo la oportunidad de conseguir una baza nunca antes planteada en la historia de POL: la inclusión de Meigas como puerto hanseático de la Liga Hanseática, un reconocimiento que habilitaría al puerto de Meigas a tener un comercio privilegiado con las ciudades libres del imperio alemán y, dado que ninguna ciudad francesa, inglesa o polesa tenían este privilegio, podrían alcanzar una significación regional inaudita hasta entonces. Los ingleses, interesados en la aventura portuguesa de introducir puertos con garantías monopolísticas y en guerra con Francia, no reconocían el valor de estos puertos libres privilegiados ni tenían tiempo de tales negocios. Los franceses no estaban en buenos términos con los nobles alemanes que habían puesto en marcha esta iniciativa. Pero POL estaba en condiciones de gozar de este valor y Albert Einhart, originario de Lübeck, había sido capaz de conseguirlo.

Sin embargo, convencer a la nobleza y el Rey no sería fácil:
- La ciudad debía tener un estatuto de autonomía y autogobierno que le permitiese reducir tasas fiscales o intervenir los negocios de determinados productos señalados de principal importancia para POL.
- Esta condición debía mantenerse garantizada para el futuro de la ciudad
- Aunque el reconocimiento como enclave privilegiado sería automático, se tardaría al menos diez años en ser reconocida como puerto hanseático, para lo cual debería invertirse gran esfuerzo en aumentar el tamaño de la ciudad y fomentar ciertas producciones importantes. Cualquier guerra o conflicto podría poner freno a este progreso.

D. Kvothe de Horse pudo convencer rápidamente a D. Carlos, que confiaba en él para materias de gobierno. Además, D. Carlos reconocía el valor de ciertas mercancias básicas de la Hansa (madera y metales) que favorecían la construcción de una flota, una de sus grandes preocupaciones. También la liga hanseática favorecería la lucha contra la piratería. Pero quien sabe lo que diría el Rey de dar autonomía a un territorio que está lejos de su influencia.

[img]https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/86/Ausbreitung_der_Hanse_um_das_Jahr_1400-Droysens_28.jpg[/img]

 1      Orden: Fecha | Votos 4 mensajes en este hilo creado hace .
224516 Theomore
+0

#[em]Se hallaba el Rey en su despacho, con vistas al Jardín Real del Palacio del Maestrazgo, cuando uno de sus asesores hizo acto de presencia ante él para entregarle una misiva procedente de la Ciudad de Meigas, en el norte de Bahía, cuyo remitente era, nada más y nada menos, que el mismísimo alcalde de la ciudad, D. Albert Einhart. Sabía Su Majestad Real que este era uno de los pocos --se contaban con los dedos de las manos-- consejos locales que podían dirigirse al Monarca y, con mucha curiosidad, se dispuso a leer la misiva.[/em]

— La Liga Hanseática —susurró el Rey, para si mismo— desde luego tiene Meigas un alcalde ambicioso y con gran visión de futuro. Témome, no obstante, que su idea tiene tantos perjuicios como beneficios.

— Sería posible concederle a la Ciudad un privilegio real, como nuestros Fueros bien me lo permiten. Mas témome de nuevo que podría abrir la veda para que todos los nobles vengan a exigir los mismos privilegios —reflexionaba Su Majestad, pensativo.

— Me preocupa seriamente, en cualquier caso, que la pertenencia de una ciudad polesa en la Hansa atraiga a los enemigos de la misma del Norte, los escandinavos, a estas nobles y pacíficas tierras unidas de la Polesia. Hemos sufrido durante años de conflictos internos y puede que ahora estemos a las puertas de nuevos conflictos, esta vez externos.

— Y más aún —reflexionaba el Rey— las ciudades de la Hansa son mayoritariamente del credo kidemonita. ¿Qué pensaran los nobles trideidarios? Debo reflexionar concienzudamente.

[em]Llamó el Rey a su gentihombre de cámara, y le dijó, sin levantar los ojos de la carta procedente de Meigas:[/em]

— Avisen al Duque, D. Carlos @Byzantium, de que el Rey se dispone a visitar Durazno y Bahía para verle y entrevistarle con él. Convencido estoy de que estará al corriente de las demandas del alcalde de Meigas y su opinión me interesa sobremanera. Presto, no tenemos tiempo que perder.

[em]Y el gentilhombre marchó apresurado a cumplir con las órdenes reales, mientras Su Majestad Real quédose en su cámara leyendo sobre la Hansa.[/em]

203938 Byzantium
+0

#D. Carlos, notificado por su gente en su estancia en el Castillo de Arbolada, donde entrenaba a sus tropas; envió a D. Kvothe la siguiente misiva:

[quote]Estimado Mayordomo

Prepare usted una comitiva de bienvenida para el Rey y su séquito en Durazno. No la haga demasiado escandalosa ni gaste en exceso, pero que no falte nadie. Es meritorio recibir al Rey con dignidad, pero demostrar que no es momento de malgasto. Llegaré pronto.

D. Carlos Byzantium de Bribón
Duque de Bahía[/quote]

Tan pronto la hubo mandado, mandó a un oficial a continuar con el liderazgo de los entrenamientos y seleccionó a varios veteranos. Una comitiva de 7 caballeros salió raudo hacia Durazno a través del Camino de Arbolada.



203938 Byzantium
+0

#D. Kvothe aprovechó la ocasión para mostrarle a D. Leandro @Lector algunas lecciones sobre decisiones políticas cortesanas.

[em]Leandro, debe entender pronto que todo acto aquí es un acto político. Si mi señor no quiere malgastar pero, al mismo tiempo, quiere que acuda la gente indicada, quiere mandar un mensaje. Este mensaje es que Bahía sirve al Rey y el Duque considera que el mejor servicio posible es el de usar los recursos económicos en lo que el valora oportuno. Y lo que el Duque valora es la construcción de una Armada Real para la que no tenemos recursos. Pero que no falte nadie, sin usar dinero, refleja también una voluntad de servicio leal a la Corona.[/em]

D. Kvothe tenía ciertas esperanzas en este pupilo. Quizá demostrara algo que su casa, hasta ahora, no había sabido mostrar.

[em]También es cierto, Don Leandro, que cuando el Duque me dice que no falte nadie... yo decido quien es nadie. Y ahí mi Duque me ha dado un lugar de poder en el que yo puedo tomar decisiones. Sin duda no faltará nadie de mi familia. Pero si falta algún servidor que no me cae bien... será una pena.[/em].

203938 Byzantium
+0

#suenan las trompetas mientras los hombres del Rey avanzan a su llegada a la ciudad bahiense de Durazno
En Durazno están presentes todos los miembros de la familia del Duque
Theomore Su Majestad Real, Don Alester, llega junto a su séquito en carroza, algo modesta pero imponente. Le recibe, con una reverencia, el Duque de Bahía, su amigo y servidor, D. Carlos

Rey: Buenos días, querido y apreciado D. Carlos

Carlos: *arrodillandose* Saludos, Su Majestad
*se levanta tras un periodo prudente*

Rey: Celebro estar aquí con Vos, gratos recuerdos tengo de esta noble ciudad, en la que fui elegido Soberano no hace mucho
*entran el Rey y el Duque en el Palacio de Durazno, ante la mirada curiosa del populacho*

Carlos: La ciudad celebra su presencia, majestad, sin duda...
Estos muros rezuman Historia. Aquí se han elegido grandes reyes, y también otros no tan agraciados.
Kvothe nos guiará hasta la estancia preparada para nuestros negocios.

Rey: Espero estar entre los primeros **bromea el Rey**. Adelante, pues, sigamos a D. Kvothe, mucho tenemos que tratar.
Theomore se sienta

Carlos se sienta junto al Rey, mientras que Kvothe se mantiene en pie cerca de la puerta

Rey: Estimado Carlos, he recibido hace poco, hace escasos días, una misiva cuyo remitente era, ni más ni menos, que el alcalde de Meigas, con el que estoy convencido estaréis familiarizado
En la misiva, no falto de coraje y ambición, me solicita el alcalde que otorgue a la ciudad un privilegio real, que le permita comerciar con más facilidad
Y más concretamente, aspira a convertirse en miembro de la Liga Hanseática, querido Carlos
Mucho debo considerar y vuestra opinión me es de gran valor
¿Qué opinión os merece esta propuesta?


Carlos: Este alcalde es un hombre de cierta relevancia, amigo personal de mi Padre el Viejo Duque
efectivamente ya conocía de esta propuesta a través de D. Kvothe, quien tuvo a bien darle visto bueno para hablar con usted
En mi propia consideración, la propuesta es valiosa para que Polesia obtenga a un precio digno
la madera, telas y herramientas necesarias
para poner en marcha la construcción de una flota
Aunque D. Kvothe y el propio alcalde se deshacen en elogios a un creciente número de ventajas


Rey: Entiendo, estimado Carlos
No obstante, es mi obligación como Rey velar por el interés general y témome que formar parte de la Hansa atraiga a los escandinavos a nuestras aguas, a guerrear
Pero también es cierto que la membresía en la Hansa sería beneficiosa, quizá más que perjudicial. Meigas no es la única ciudad que reúne los requisitos
pues la noble ciudad de Theoden, en Norita, se encuentra también en posición envidiable para comercial
Theomore mirando a D. Kvothe
D. Kvothe, acérquese y dígame, a tenor de su experiencia, ¿qué opina de los escandinavos? ¿suponen una amenaza real?

Rey: Mi Señor, que es un hombre de guerra, entiende que la suspicacia frente a los escandinavos es razonable, por motivos históricos
pero en el presente se hallan más preocupados de mantener la frágil unidad de su Kalmar
y andan más preocupados por medrar en el Sacro Imperio que por acercarse a estos lugares
Pero puedo estar equivocado, claro.
Sin duda el Rey es ciertamente astuto al tenerlos en cuenta


Rey: Gracias, D. Kvothe
Cierto es, también, que de sufrir un ataque la Liga respondería y nos defendería
Y cierto es también, témome, que ambiciono en demasía una Armada Real
Estimado Carlos, ¿es el alcalde un hombre razonable?
¿Qué exige la ciudad? ¿Estar libre de tasas e impuestos?

Carlos: El alcalde, Su Majestad, es un hombre acostumbrado a servir a la nobleza
no ambiciona más que riquezas terrenales para sí y su familia
La Liga exige, para poder entrar, un estatuto de ciudad libre que permita a la ciudad reducir tasas a los productos señalados por la liga
son los productos que ellos desean exportar, como madera sueca o metal alemán
y los productos que desean importar, esencialmente los productos agrícolas que Polesia produce en exceso
en cuanto a lo político, la Liga no exige nada.
Sospecho que la Liga quiere una ciudad polesa que tenga acceso a puertos ingleses o a rutas comerciales francesas
pero tampoco puedo confirmarlo

Rey: Importante esto que señalas, astutamente, estimado Carlos
Carlos: Aprendo rápido, Majestad, pues estar a vuestro servicio es un arduo trabajo

Rey: El estatuto de ciudad libre, que será el primero pero no el último, no puede suponer una pérdida de nuestra noble influencia
Os encargo, pues, a vos y a vuestros hombres, aseguraros de que Meigas sea tan polesa como rica, y que sus gentes sirvan a su Rey tanto como al dinero
Hablaré con mis asesores para que pronto tengamos privilegio real para la ciudad de Meigas y para la ciudad portuaria de Theoden en Norita
Porqué tanto es Bahía como Norita, estimado Carlos
Atentos debemos estar a los nobles del sur, témome que estarán algo alborotados.
D. Kvothe debe mantener al joven Leandro a raya, y todo saldrá bien.
Me alegro de haberme entrevistado con vos, y espero pronto recibir noticias de Meigas y su alcalde
17:26 Theomore: Y, más pronto que tarde, nuestra Armada surcará los mares del Norte, estimado Carlos

Carlos: Asi será, Su Majestad

se levanta el Rey
se levanta tras el

 1 

Para poder participar en esta conversacion has de registrar tu ciudadano

Más hilos

Denuncia 5/2020 Ministerio Fiscal vs Kendel, Propuesta de Ley de Regulación de las Casas Nobles, Oposiciones a Decano, InmoPOL en liquidación, No sé si estoy a tiempo, [Parlamento] Modificación de la Ley del Poder Judicial y el Código Penal, El Imparcial: “Entrevista a @Lector”, Juegos SIR presenta JUEGO DE LAS ELIMINACIONES, Acta Refundacional de las Casas Aufgürb, Horse y Bribón, Presentando: Ágora,