POL

+0

[Isla] Una terrible tormenta devasta Isla

[img]https://previews.agefotostock.com/previewimage/medibigoff/f71063a2c8b75e5cb3d68bb1e323ac38/dae-ba047637.jpg[/img]
La tormenta había sido brutal, la peor que recordaban los más ancianos de Isla, aunque teniendo en cuenta la cantidad de ron que bebian raro sería que recordasen sus nombres. El agua se había llevado por delante las parcas cosechas que los isleños habían conseguido sacar adelante y había dejado inservible la gran destilaria de Puerto Tortuga. La pesca, que debería ser muy fructífera después de un temporal así, no había dado mejores resultados, parecía que los peces rehuyesen los esquifes de Isla como si supieran cual sería su destino.

No tenemos apenas reservas de comida y las que tenemos se han empapado y empezado a poner malas - Pensó Kendel apesadumbrado mientras tomaba un trago de su cerveza.

[img]https://depiratasonline.net/wp-content/uploads/2019/03/dibujos-de-piratas-300x250.png[/img]

Drake "Ojos Azules" se sento a su lado sin preguntar, pidió una cerveza y lanzo un largo suspiro. - Jefe, o hacemos algo o la gente se va a empezar a poner nerviosa, hoy he tenido que partirle la cara a un grumete que estaba molestando a una chica en el puerto. No voy a decir que no me guste la violencia, por que mentir está feo y para feo ya estás tú, pero, no me gusta emplear la violencia con la gente a la que aprecio cuando hay tanta gente a la que desprecio fuera de esta isla.

Lo sé - Respondió Kendel - las cosas están feas, necesitamos una victoria como sea. Necesitamos oro para comprar productos, y comida urgentemente... Y ron, estoy harto de alquilar esta cerveza que sale tan rápido como entra.

Jefe - Dijo Drake - ¿Por que no nos echamos a la mar a ver que pescamos? Se que querías mantener un perfíl bajo después de la metida de pata del piernas, pero, joder, esto es lo único que sabemos hacer.

Kendel apuró su cerveza de un trago, se incorporó, se cayó al suelo, volvió a incorporarse y grito a toda la tarberna - "Muchachos, terminaros vuestras copas, salimos en una hora a buscar un buen botín!"

Un grito de jubiló inundó la taberna, la cerveza corrio por los suelos mientras los marineros euforicos agitaban sus jarras, un viejo lobo de mar comenzó a cantar una canción de piratas y fué rápidamente silenciado cuando una jarra vacía impacto contra su boca.

Una hora después los tres bergatines estaban listos para partir. Kendel subió rapidamente al "Aullido del Loro", su barco preferido y en cuestión de unos minutos levantarón amarras y salieron a buscar una victima propicia.

 1      Orden: Fecha | Votos 8 mensajes en este hilo creado hace .
203938 Byzantium
+0

#[IMG]https://3.bp.blogspot.com/-_6iY3OZjNdw/W4gZAxmay4I/AAAAAAAAAdM/6MsJt9fb6BcHNGaH389XZ2YxJYNq04TZQCLcBGAs/s1600/F_DIBUJOS%2BESCANEADOS%2BLINEA%2B2_CCF_000050.jpg[/IMG]


El Duque de Bahía gritaba sobre la cubierta del Galeón Altasuerte, encallado cuarenta millas al oeste de Isla.

"Cómo puede un comandante tan incompetente liderar un Buque Insignia del Reino, eso es lo que me pregunto yo!!!!"

Eso gritaba, y muchos marineros estaban de acuerdo, pero callaban. Mucho tiempo aguantaban el liderazgo del patán del Comandante Rigoberto. De eso estaba seguro Ignacio Ribadabia, lugarteniente del comandante. De baja cuna y oscuro pasado, el lugarteniente Ribadabia era famoso en todo el reino. Veterano de la Guerra de Norita, el lugarteniente había servido en los momentos mas siniestros de la armada polesa.

Y aunque compartía su desagrado con el comandante, Ribadabia sabía que el problema iba más allá. Que la financiación de la Armada era insuficiente e incluso el Buque Insignia Altasuerte carecía de las reparaciones necesarias para afrontar la mar, y menos en aguas pendencieras.¿A quien se le ocurría sacar un lento y disfuncional galeón para una operación contra la piratería? El Duque de Bahía era sin duda incapaz de permitir que la realidad se inmiscuyera en su propaganda.

Aún perdido en su pensamiento interno, a Ribadabia no le costó oler el peligro y no tardó en preparar a la tripulación. No pasaron ni cuarenta minutos hasta que llegó lo que imaginaba. Al menos dos bergantines sin bandera polesa se observaban en el horizonte. El resto de la marina había marchado sin ellos, sin notar la situación. Estaban en peligro.


+0

#[img]https://www.toperfect.com/pic/Oil%20Painting%20Styles%20on%20Canvas/Landscapes/Warship/6-pirate-fighting-on-sea-battleships.jpg[/img]

El combate, ya antes de que los barcos se tocasen, fué brutal. El galeón, contra el que nadie en su sano juicio habría iniciado un combate, comenzó a disparar sus cañones en cuanto los bergantines fueron apenas visibles. Estaba claro que, aunque el galeón parecía estar encallado, su tripulación era más que capaz. Por desgracia para la tripulación del galeón el hambre agudiza el ingenio, y los piratas de Kendel estaban realmente hambrientos. Los bergantines, mucho más ligeros que el galeón y pilotados por marineros aún más capaces maniaobraron para esquivar la mayor parte de los cañonazos, solo uno logró impactar al "Orgullo del Kyrie" pero no logró detener su avance. Con cada salva de cañones los bergantines estaban más cerca de su presa y más ansiosos por entrar en combate cerrado.


[img]https://i.pinimg.com/originals/8c/b3/4c/8cb34c03deb206b2d967de70adb3f4f9.jpg[/img]

Finalmente, tras unos angustiosos minutos, los bergantines tocaron al galeón y ya nada pudo hacer este por evitar el abordaje. El comandante del galeón perdió unos valiosos segundos antes de dar la orden a sus hombres de aprestarse para el abordaje, solo su lugarteniente Ignacio Ribadabia y los hombres más cercanos a él estuvieron prestos para el combate cuando los primeros piratas abordaron el barco. Ignacio trató de formar una defensa ante el salvaje ataque de los piratas, pero no estaba acostumbrado a unas tácticas tan caóticas, sus años de servicio le habían enseñado a lidiar con otros soldados, no con gentes que solo querían sangre y botín.

El comandante Ribagorda no tuvo tiempo de dar sus ordenes, en cuanto Kendel puso un pie en el barco identificó al mismo y lo atraveso con su sable mientras gritaba a sus hombres para enardecerlos aún más a combatir.

Ignacio fue plenamente consciente de que la batalla estaba perdida, aunque superaban en número a los piratas la mayoría de sus hombres estaban en la bodega tratando de salir por unas escotillas que los piratas habilmente habían bloqueado. Enseguida entendió que no saldría con vida de este combate, así que encomendando su alma inmortal a la Triedad dio ordenes a sus hombres de que defendieran a los pasajeros, mientras los evacuaban en una barca. Sus hombres corrieron prestos a cumplir sus ordenes sabiendo que serían las últimas que recibirian, lucharon como jabatos enjaulados, pero la embestida de los piratas era imparable. Pronto Kendel localizó al lider de la resistencia entre los marineros y se dirigió a por él listo para acabar con su vida. Sin embargo este nuevo marinero no se mostraría tan fácil de derrotar como el comandante y presentó fiera batalla, mas, nada podía contra la habilidad y los trucos sucios de Kendel, tras unos cuantos intercambios de espadazos el sable de Kendel logró alcanzar el hombro de Ignacio atravesandolo y provocando que su arma cayera al suelo. En cuanto solto el arma Kendel se apresto a luchar contra otro marinero dando a su victima por vencida, Ignacio trató de levantarse y coger su arma con la mano izquierda pero una arrugada mano le paro. El viejo Duque, el señor de la bahía cogió su espada y le pidió que montara en la barca y ayudara a los demás pasajeros a llegar a tierra a salvo y dar testimonio de lo aquí ocurrido. Ignacio trató de convencer al Duque de que le dejara luchar y huyera por su vida, pero la voluntad del Duque era firme y no se amilanó, finalmente Ignacio monto en la barca y se separarón del galeón rumbo a las seguras tierras de Bahia.

El Duque, armado de nuevo con una espada después de muchos años, se colocó en el centro del navio y con su aún poderosa voz reclamó a todos los combatientes que pararan. Sus marineros acostumbrados como estaban a sus ordenes se detuvieron en el acto, los piratas aún trataron de lanzar algún sablazo, pero al ver que el combate se detenía buscaron con la mirada a Kendel para que les diera alguna instrucción, este realizo un leve movimiento de cabeza para indicar que se detuvieran.

[em]Imagino que vos sois el que llaman Barón Kendel [/em] - Dijo el Duque Byzantium con un leve carraspeo.
[em]Así es [/em]- Respondió Kendel -[em] y vos debeís ser el afamado Duque de Bahia. Mi señor [/em]- dijo realizando una leve y burlona reverencia.
[em]Deponed las armas y procuraré que la justicia del Rey sea compasiva con vos y vuestros hombres. Puedo creerme que no supierais que este barco pertenecía al reino de POL, pero ya os he sacado de cualquier duda. [/em] - En el rostro del Duque se podía ver que decía la verdad.
[em]Mucho me temo mi señor que la justicia del Rey no es de nuestro agrado[/em] -Respondió burlón Kendel.
[em]Entonces, resolvamos esto como caballeros, luchad contra mi, si me venceis dejareis a mis hombres libres y ellos serán testigos de que esto fue un combate justo y no un acto de pirateria[/em] - Dijo el Duque mientras apretaba con más fuerza el sable.
[em]Un combate entre caballeros, suena divertido. De acuerdo anciano, defiendete[/em] - Antes de terminar la frase Kendel ya se había lanzado hacia adelante con su sable.

[img]https://i.pinimg.com/originals/b7/0a/ed/b70aed1197c3c6e0a3f6bd2992963289.jpg[/img]

El Duque, terriblemente hábil en sus tiempos con la espada, aún retenía no poca habilidad y no tuvo problemas en detener los primeros embistes, más salvajes que eficaces, de Kendel. Pero notaba que sus fuerzas y sus huesos no le sostendrian mucho tiempo, solo rogaba por que el Kindemonas le diera fuerzas para que la barca huida pudiera poner agua de por medio antes de que llegara su amargo final.

Los dos combatientes, igualados en habilidad, intercambiaron golpes durante unos minutos, los demás combatientes miraban extasiados el combate. Los marineros de Bahia rogando a la Triedad que protegiera a su amado Duque, mientras que los piratas de Isla ya saboreaban el botín que un barco así podría tener. El combate se alargo mientras el Duque pudo mantener sus exiguas fuerzas, pero, como era inevitable finalmente Kendel supero su defensa y en un movimiento traicionero le calvo un cuchillo entre las costillas. El Duque notó el hierro entrando en su costado y como la sangre manaba de su herida, solto la espada, agarro a Kendel y le rogo una vez más por la vida de sus hombres.

Dejando caer el cuerpo del Duque sin ceremonia ninguna Kendel miró a sus hombres y sin pestañear dio la orden de pasar a cuchillo al resto de marineros, estos trataron de defenderse, pero sus energias y sus esperanzas habían muerto con el Duque.

Lector
+0

#[img]https://www.carlosparrillapenagos.es/s/cc_images/teaserbox_2474381514.jpg?t=1546936513[/img]
[em]Galeón Real Ligero "Aguasbravas"[/em]

Ante las preocupantes nuevas de la situación de la Baronía de Isla, tras ser arrasada por el vendaval, y los rumores de que el duque de bahía habría decidido tomar cartas en el asunto sin consultar a la Corona, Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada decidió echarse a la mar en el galeón ligero "Aguasbravas", el más rápido de toda la flota real fondeada en el puerto del Maestrazgo Real para dirigirse al Castillo de Bribón en el Ducado de bahía, sede del Duque, e intentar llegar antes de que éste obre por su cuenta. Poco sabe el monarca de los acontecimientos que ya se están desarrollando y que no puede detener.

Antes de partir, no obstante, Su Majestad envió una paloma mensajera con una comunicación urgente al Duque de Miramar Lord @Eltomash de Poniente y Bribón y Fredonia, que según pudo saber el Senescal Mayor del Reino, decía como sigue:
[quote]Mi muy estimado Duque de Miramar:

Parto hacia el Ducado de Bahía para hablar con el Duque, pues temo que intente tomar cartas en la situación de la Baronía de Isla y actuar por su cuenta. Temo que no consiga llegar a tiempo y sea demasiado tarde para arreglar nada, así que confío en vos para que cumpláis con vuestro cometido y a la mayor brevedad dispongáis a todos vuestros navíos para estar listos para dirigirse al Ducado de Bahía y a la Baronía de Isla. Espero que no sea necesaria una intervención armada, pero me espero lo peor.

Sea la fuerza del Kidemonas con vos,

Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada[/quote]

[img]https://fotos.subefotos.com/09bdab036fb112c593d7307c2df086f2o.png[/img]
[em]Plan de navegación[/em]

[img]https://pm1.narvii.com/6394/65022d5d6aaed081d8f3921ad54dd3ad37f1d8c8_hq.jpg[/img]
[em]Lord Cuchufleto[/em]

El plan del Almirante de la Marina Real Lord Cuchufleto, afamado general, aunque hoy en día un poco sordo y cascarrabias debido a su avanzada edad (los marineros afirman jocosamente que sus abuelos enterrados tienen un aspecto más vital que el almirante), que ha servido como tal desde los tiempos del Rey Byzantium I de Bribón, era como se muestra en el mapa rodear la península del ducado, detenerse quizás en la Isla para que Su Majestad pudiera hablar con el Barón, y navegar cerca de la costa hasta el puerto principal del Ducado.

[img]https://i.pinimg.com/originals/98/a3/19/98a3193d0e086220ad4ca07948b66078.jpg[/img]
[em]El "Aguasbravas" sufriendo la ira de la tempestad[/em]

Sin embargo, y pese a que el tiempo fue muy benigno mientras se navegó por la bahía interior del Reino de Pol, al cruzar el estrecho que separa la Isla del ducado les recibió tal tempestad que Lord Cuchufleto, conocedor de que en tales condiciones intentar acercarse a la costa de Isla o de la península de Bahía para atracar sería un suicidio, pues por todos los marineros eran conocidos los arrecifes que tantos barcos habían hecho encallar, que ordenó poner dirección al oeste para alejarse de éstos en aguas más profundas.

Su Majestad, que nunca había salido a los procelosos mares, yacía indispuesto en el camarote real cuando un paje que le cuidaba y que en dicho momento miraba por las ventanas abiertas para airear el ambiente observó en el horizonte unos destellos anaranjados. [em]¡Fuego de cañones![/em], exclamó. Su Majestad, que parecía estar sin vida, verde en el bamboleante camarote, inmediatamente se incorporó, y con renovadas fuerzas se dirigió a cubierta, donde tras agarrarse a la baranda de estribor no pudo evitar echar todo lo que llevaba en su estómago al mar, y maldiciendo ordenó a Lord Cuchufleto que se dirigiera inmediatamente hacia los destellos.

Cuando llegaron allí vieron al buque insignia del Duque de Bahía, el galeón "Altasuerte", destrozado por lo que parecía ser un ataque pirata. A lo lejos dos pequeños navíos sin la bandera del Reino huían lentamente de la escena macabra, parecía que uno de ellos estaba tocado por lo que parecía haber sido una gran batalla naval. Entre los marineros del galeón real cundía la desesperanza, sabiendo del destino del Duque y de sus hombres. Sin embargo, Su Majestad no estaba dispuesto a rendirse, y mandó que los piratas fueran perseguidos para vengar a su más leal vasallo.

El capitán del "Aguasbravas" maniobró entre los arrecifes con precaución a las órdenes de Lord Cuchufleto, y no fue pequeña la sorpresa cuando de entre los maderos rotos que flotaban en las olas surgió una figura, que inmediatamente fue subida a bordo. Se trataba de nada más y nada menos que el lugarteniente del Duque de Bahía. En efecto, cuando se recuperó, contó a Su Majestad y al resto de marineros del galeón la batalla que se había desarrollado y la noble muerte del Duque, que peleó hasta el final contra los bucaneros a las órdenes del barón de Isla.

Su Majestad, enfurecido, exclamó: [em]¡Por qué confiaría la Isla a tan desgraciado personaje! ¡Juro por la noche eterna que haré matar a ese impresentable, y sólo ruego porque el Kidemonas se apiade de su alma y no haga que le sometan a un tormento como el que se merece en el tranaslada![/em] E inmediatamente redactó una nueva carta al Duque de Miramar que mandó enviar por paloma:
[quote]Mi muy estimado Duque de Miramar:

El Duque de Bahía ha muerto. Le ruego cumpla con su palabra e intervenga inmediatamente en el Ducado de Bahía y la Baronía de Isla con todos sus navíos.

Sea la fuerza del Kidemonas con vos,

Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada[/quote]

Mientras tanto, el "Aguasbravas" se había ido acercando a los barcos pirata que huían, mientras les lanzaba cañonazos con sus baterías de proa. Uno de ellos, el que parecía más dañado de la batalla previa con las fuerzas del Duque de Bahía, se estaba quedando atrás. Aunque inicialmente el otro parecía querer esperarle, la amenaza del poder real le hizo huir y abandonarle. Cuando finalmente le alcanzaron, los bucaneros del "Orgullo del Kyrie" ya estaban cansados y no pudieron hacer frente a los marineros del galeón real, que ansiaban venganza por la muerte del Duque. Sin embargo, Su Majestad no halló entre los piratas al Barón de Isla.

Lord Cuchufleto instó al monarca a abandonar la persecución del restante barco. Los filibusteros conocían mejor esos parajes y no sería prudente amenazar la vida del monarca en tal peligrosa empresa. Su Majestad aceptó, conocedor de que pronto llegarían a la Isla las fuerzas del Duque de Miramar y así se haría justicia. El "Aguasbravas" se dirigió pues a puerto seguro, donde por orden del Rey se hizo colgar en el patíbulo a los piratas capturados, El Rey quería dar un mensaje de tolerancia cero a la piratería.

224679 Eltomash
+0

#El Duque de Miramar yacía en su lecho después de almorzar cuando su gentilhombre de cámara entró súbitamente a la estancia.

Gentilhombre - [i]Su Excelencia, ha llegado un mensaje de Su Majestad Real. Aquí lo he.[/i]

La misiva rezaba:

[quote=S.M.R. Lector I]Mi muy estimado Duque de Miramar:

Parto hacia el Ducado de Bahía para hablar con el Duque, pues temo que intente tomar cartas en la situación de la Baronía de Isla y actuar por su cuenta. Temo que no consiga llegar a tiempo y sea demasiado tarde para arreglar nada, así que confío en vos para que cumpláis con vuestro cometido y a la mayor brevedad dispongáis a todos vuestros navíos para estar listos para dirigirse al Ducado de Bahía y a la Baronía de Isla. Espero que no sea necesaria una intervención armada, pero me espero lo peor.

Sea la fuerza del Kidemonas con vos,

Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada[/quote]

A lo que el Duque reaccionó violentamente arrugando el papel:

Duque -[i] ¡Maldita sea! Ya sabía que ese tal @kendel nos ocasionaría un vilipendio terrible. Hemos de acudir prestos a la llamada de Su Majestad, y debemos a la mayor brevedad posible reunir a nuestros navíos y huestes, además de mercenarios y víveres. Usaremos las riquezas de las minas de plata para pagarles.[/i]

El Duque se dirigió a Puerto Ducal, la sede la marina del Ducado:

[img]https://static3.ideal.es/www/multimedia/202001/28/media/cortadas/GALEON%20ANDALUCIA%20MOTRIL%20PUERTO%20%20JM01-kkgF-U901368622843J7B-1248x770@Ideal.jpg[/img]

[i]Imagen del Sagrada Cigüeña, galeón primero del Duque[/i]

Y ante sus huestes y navíos exclamó:

Duque - [i]¡Quiero que armen los galeones, quiero que se armen ustedes, y quiero que se preparen para conquistar, arrebatar y someter a quienes se enfrenten a Su Majestad, a la Trideidad o al pueblo del Ducado de Miramar! Nuestro enemigo es ese tal kendel que se hace llamar Barón y que ha ultrajado a nuestro todopoderoso Rey!

Las multitudes exclaman "¡Viva el Rey!" al tiempo que jalean a su Duque. Nada ni nadie puede parar a unos hombres que, por otra parte, ansían una guerra y el placer de la conquista; que ansían llevar la Trideidad donde no se la conoce y desean llevar a su Rey al trono de la Baronía.

El gentilhombre acerca un papel al Duque:

[quote=S.M.R. Lector I]Mi muy estimado Duque de Miramar:

El Duque de Bahía ha muerto. Le ruego cumpla con su palabra e intervenga inmediatamente en el Ducado de Bahía y la Baronía de Isla con todos sus navíos.

Sea la fuerza del Kidemonas con vos,

Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada[/quote]

El Duque rompió a llorar. Su tío carnal, pese a que no siempre se hubo entendido con él, había muerto a manos del hereje.

Por un momento todas las mujeres, cual plañideras, rompieron a llorar con el Duque y los hombres, desolados, se arrodillaron y rezaron a la Trideidad por el alma de tan insigne fiel.

De entre todos, se puso en pie un niño de apenas ocho años. Gritó: [i]acabaremos con ese Barón y pondremos su cabeza ante los pies de Su Majestad para mayor gloria del Reino.[/i] El duque alzó la mirada y se fijó en el chiquito. Ordenó que le armaran caballero y que lo embarcasen en su navío. Sin duda su gallardía levantó la moral de la tropa que comenzó a jalear:

[i]¡¡¡¡¡¡¡Muerte el Barón!!!!!!!![/i]

El Duque exclamó:

[i]Tienen ustedes permiso para saquear la isla y traer sus mujeres aquí, para que el fruto del vientre de esa heréticas paran hombres y mujeres Trideidarios de pro![/i]

Y tomaron rumbo:

[img]https://i.imgur.com/rp31bHL.png[/img]

Tres tropas de galeones traídos de las esquinas del Ducado rodeaban la isla de kendel. Desembarcaron:

[img]https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/58/Desembarcoislasterceiras.jpg[/img]

Las tropas en tierra esperaron acuarteladas a su Rey mientras sitiaban todas las ciudades y pueblos.

El duque diría:

[i]Esperaremos al Rey y a los nobles, pues nos enseñan las Sagradas Escrituras que sólo la justicia real y divina es la que debe aplicarse. Podríamos saquear y violar ahora, pero sería injusto, podríamos acabar con estos, pero no estaría bien. Cuando Su Majestad venga dispondrá de nuestras huestes y nos dirá hasta dónde llegar y qué hacer con el hereje. Mientras tanto os ordeno afilar las armas, comer bien, beber mejor y estar listos para acabar con esos hejeres.[/i]

Viva el Duque de Bahía, ya en la Trascendencia!

224516 Theomoro
+0

#[em]Mientras el Duque de Bahía, el Duque de Miramar y el Barón de Isla se enfrentaban en los bravos mares del Norte, el Marqués de Norita, una vez recibido el permiso real, envió buques con cargamentos de víveres para auxiliar a la ignorada población isleña, azotada brutalmente por una tormenta.[/em]

[em]Los víveres del Marqués fueron recibidos con gran gratitud por los isleños, que mostraron su agradecimiento con constantes vítores y vivas al Marqués, que se mostró satisfecho con la ayuda de sus tropas a los más vulnerables.[/em]


+0

#En cuanto el "Aullido del Loro" arribo a Puerto Tortuga los hombres se pusieron a descargar el botín obtenido, Kendel dió las ordenes necesarias para que el mismo se repartiera entre la gente junto con los viveres que habían obtenido y partió a buscar a sus capitanes.

[em]Jhonny "Piernas", Willy "El dulce", Drake ha caido, ha sido capturado e imagino que a estas alturas estará saludando al sol desde una soga.[/em] - Dijo Kendel - [em]Tenemos que dispersarnos, van a venir a buscarnos.[/em]

[em]¿Que ha pasado jefe? Nunca te habiamos visto tan preocupado[/em] - Preguntó Jhonny.
[em]Ni tan sobrio[/em] - Añadió Willy con una sonrisa socarrona.
[em]Atacamos un galeon del ducado de Bahia y dentro estaba el mismisimo Duque, le vencí en un duelo justo, pero no creo que el Rey ni sus lacayos entiendan que es parte del mar el morir de esta forma[/em] - Respondió Kendel - [em]Temo que esos pusilanimes vengan a buscar venganza así que necesito que salgais de la isla.[/em]
[em]Jhonny, tu eres muy conocido en la zona de Bahia deberías dirigirte a esas calas de las que hablamos alguna vez entre el maestrazgo real y el sur de Norita, allí nadie encontrará el barco y podreis ocultaros durante unos meses hasta que todo se calme.[/em]
[em]Willy, a ti te conocen sobre todo en la Baronía do Mar, dirigete al sur del condado de Bajamar, si te introduces unas millas la este por los canales encontrarás unas cuevas naturales en las que puedes ocultar el barco y pasar desapercibido.[/em ]
[em]Muchachos, ha sido un placer navegar con vosotros, imagino que no nos volveremos a ver, al menos no en esta vida. Yo me iré a la Marca de Norita, el Marques Theomore es un antiguo amigo mio y creo que me dará cobijo el tiempo suficiente para que las cosas se calmen un poco.[/em]

Dicho esto los piratas se despidieron poniendo rumbo a sus respectivos destinos.


+0

#El viaje había sido largo, no por que los hombres no estuvieran acostumbrados a las largas travesias marinas si no por la pesadumbre que reinaba entre todos ellos. Las costas de Norita fueron visibles Kendel dio la orden de hacer descender una barca con la que acercarse a las costas el solo y dio así mismo orden a su contramaestre Bradduk de buscar un sitio en el que guarecerse y esperar 2 semanas para recibir noticias suyas.

[em] Si pasado ese tiempo no habeis recibido ningún noticia sobre mi suerte volved lo más discretamente que podais a Isla y ayudar a las gentes de allí a evitar un destino nefasto.[/em] - Dijo Kendel con pesimismo.

En cuanto la barca estuvo preparado subió el solo y remando se dirigio al puerto de Innsbruck, uno de los más concurridos de toda la marca.

La llegada del Barón Kendel a Norita fue conocida incluso antes de que descendiese de su barca y un destacamento de la guardia estaba ya esperandole para llevarle en presencia del Marques @Theomore, que en estos momentos se encontraba supervisando la construcción del Muro que llevaría su nombre al norte de la marca.

El viaje hasta allí fué aún más penoso si cabe, Kendel no estaba acostumbrado a las inclemencias del tiempo tan al norte, su ropa, unas telas ligeras que apenas cubrian su cuerpo, no eran las adecuadas para tan frias temperaturas y los soldados, que habían oido de sus andanzas habían decidido encadenarle antes de llevarlo ante el Marques.

Tras varias jornadas de viaje por fin llegaron al lugar de construcción, Kendel fue bajado del carromato en el que viajaba y puesto de rodillas mientras Theomore era llamado a su presencia.

Lector
+0

#[img]https://elegirhoy.com/uploads/fichas-eventos-imagenes/Barcos%20ingleses.jpg[/img]

A los pocos días de la invasión de la Baronía de Isla por las tropas del Duque de Miramar se vislumbraron en el horizonte los galeones y navíos de la armada real que, tras partir del puerto del Maestrazgo, se habían dirigido a recoger a Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada al Ducado de Bahía. Una vez hubieron fondeado en Puerto Tortuga todos los barcos, el Rey de Pol desembarcó, siendo recibido con gran júbilo por parte de las tropas de Lord Eltomash. La Isla, pacificada tras la partida de los Grandes Piratas Jhonny el piernas, Willy el dulce y el propio Barón kendel, estaba tranquila, como si no hubiera pasado nada.

El monarca se entrevistó con el Duque para conocer de primera mano su actuación en la Isla, así como felicitarle por estar siempre dispuesto para cumplir con las necesidades del Reino. No obstante también le reprendió por los saqueos, violaciones y demás pillería que se produjeron en la Isla, pues aunque Lord Eltomash lo negó todo los espías de la corona acechan por todas partes y saben que, en el fondo, la ligereza con la que el señor de Miramar había hablado en sus discursos a las tropas eran las causantes del desenfreno de algunos de sus soldados.

En todo caso, la previamente conflictiva Baronía ya no era tal. Eso sí, parecía muy probable que, una vez se fueran las tropas, tanto ducales como reales, los habitantes volvieran a viejas y perniciosas costumbres. El odio, natural por supuesto, que tenían a quienes se habían llevado a parte de los suyos y que les habían ocupado muy violentamente sus tierras, les llevaría a volver a cometer las tropelías que les habían causado tanta desdicha.

Por eso Su Majestad tomó la decisión de considerar lo que el Marqués de Norita le había propuesto en una carta que le había llegado hace unos días, y que de hecho ya pensaba hacer él por su cuenta, antes de la muerte de Lord B. Byzantium, para intentar solucionar el problema de Isla. Obviamente se trata de conceder una serie de patentes de corso para atacar a los navíos de otros países, así como atacar los territorios de los bárbaros que asolan Norita y los territorios más al sur del Condado de Bajamar y del de Río.

Esto, junto con la provisión temporal de víveres que llega a Isla desde la Marca de Norita por cortesía de Lady Theomora, debería bastar para hacer resugir a Isla, y no como un refugio de ladrones, sino como una potencia ofensiva contra las amenazas externas al Reino, bajo el amparo de la misma Corona. No obstante, sabiendo que es imposible que surjan corsarios si todos los barcos de Isla están hundidos o huídos, el Rey ordenó también que se construyeran cinco navíos ligeros, propios para el movimiento rápido que necesita un corsario, con cargo a las arcas de la Corona.

Así pues, se colgó en la plaza de Puerto Tortuga un cartel ofertando la concesión de patentes de corso, supeditadas al juramento a servir a la Corona y a la capacidad del manejo aceptable de un barco. Igualmente, se hizo una felicitación pública al Duque y a sus tropas, cuya misión en Isla había terminado por fin, siéndoles ordenado entonces que regresaran al Ducado de Miramar.

Pese a todo, el monarca estaba incompleto. No había indicios del antiguo barón kendel -- pues en cuanto hubo oportunidad Lector I le retiró el título nobiliario -- ni del resto de Grandes Piratas, y el Rey quería que pagaran por los problemas que habían causado al Reino. Así que hizo escribir a un paje real que por allí cerca se encontraba la siguiente misiva, que hizo mandar a todos los señores nobiliarios de Pol:

[quote]Mis muy estimados señores:

El Duque de Bahía, Lord B. Byzantium de Poniente y Bribón, ha fallecido a manos del Barón de Isla, Kendel del Kyrie, cuyo título será a la mayor rapidez revocado por la Corona. Con ayuda de Lord Eltomash, Duque de Miramar, he invadido Isla y establecido la paz, a la vez que garantizado que sus gentes no volverán a dar la espalda a su Reino. Sin embargo, el sujeto interfecto se ha dado a la fuga junto con otros piratas infames. Los espías de la Corona no han dado con su paradero, y aunque les mantendré informados de nuevas a este respecto, ruego máxima prudencia por su parte y máxima atención. En caso de encontrar a alguno de los prófugos éstos serán enviados a Palacio para cumplir con la Justicia del Rey.

Sea la fuerza del Kidemonas con todos vosotros,

Atte. Su Majestad Lector I de Tudolor y Trastocada[/quote]

 1 

Para poder participar en esta conversacion has de registrar tu ciudadano

Más hilos

[Fiscalía] Sede oficial del Ministerio Fiscal de la República, Contrato de Cuenta Corriente entre Banco L y STP, Devolución semanal del IP, Ideas para Minecraft, Consejo de Nobles - Órgano elector del Rey, Debate sistema político, [Miramar] Fiesta por la llegada del Duque Eltomash a Miramar, Elección del Decano del Colegio Oficial de Abogados, Pregunta de un asambleario al Gobierno por una posible inconstitucionalidad , [Parlamento] Reforma de la Ley del Codigo Penal,